La socialdemocracia, en crisis.

Por Aitor de la Villa.

¿Qué es la socialdemocracia? È mobile; qual piuma al vento.

Es algo que debe reformularse, apuntaba Fernández —presidente de la gestora socialista— hace unos días en el foro económico de su partido. Según dijo Sánchez —aspirante a la secretaría general— en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, algo “a renovar”. La socialdemocracia es un intangible coaligado con liberales y ecologistas por Macron en Francia, mirlo blanco del socioliberalismo, haciendo equilibrios entre la gauche divine y las críticas de traidor de un Parti Socialiste que renunció en primarias a Valls, dando un imprevisto giro a la izquierda. Es además un concepto a sustituir en el ideario de Ciudadanos por el de “liberalismo progresista”. Es la guerra del Peloponeso del PASOK y es Schulz, alineado en el conservadurismo del PSD, acechando a una CDU en horas bajas y un anticapitalismo que se desinfla. Socialdemocracia es también PODEMOS, ¡incluso Marx! Según su líder. También lo es ERC, peleando por el espacio de Maragall con En Comú Podem; y, según Anguita, el propio PNV, a quien los socialdemócratas de BILDU (EA y Aralar) no reconocen como tal. La socialdemocracia, la esperanza nórdica de ganarle el pulso en Noruega al eje del centro-derecha; la caída de los liberales y un eje mayoritariamente de centro-izquierda que engorda en gran medida por los verdes. Socialdemocracia, un dique de contención con cada vez más fugas en Suecia ante una extrema derecha que sube como la espuma y un centro-derecha que no se encuentra a sí mismo.

Y es tantas cosas, que termina siendo una realidad difusa. Un ente abstracto que, en ocasiones, acotan mejor quienes lo combaten que quienes lo defienden.

El centro-izquierda tradicional en Europa está en crisis. Electoralmente hay quien la define como una crisis con visos de recuperación, pero una crisis al fin y al cabo. En términos puntuales es evidente que sí. No es una ideología que guarde todos los huevos en la misma cesta, pero, ¿y el cómputo global? ¿hay más huevos en el suelo o en la tortilla? Tampoco pretende ser éste un inventario, aunque ya hay quien lo ha hecho. No es la crisis electoral —que también—, sino ideológica, probablemente de la cual se derive la primera. La crisis de no saber encajar la pieza en el puzzle europeo.

La socialdemocracia, prima lejana de la democracia cristiana, ha terminado adoptando la forma de un abanico con dos guardas cada vez más tirantes. La primera, la tercera vía de Blair, abrazada en Alemania por Schröder, en Italia por Renzi o en Francia por Valls; la segunda, la clásica, la vuelta al laborismo de alianzas sindicales de la posguerra, ajena al thatcherismo. Pero, como ocurre en los abanicos, cuando se tira de las guardas, termina rompiéndose el varillaje. Es un problema estructural que se acentuó con la crisis económica y la incapacidad de conjugar el querer y el poder hacer, los cuadros y la militancia, y en última instancia, la militancia y el electorado. Ejemplos recientes, los triunfos de Hamon y Corbyn en sus respectivos países como contestación al aparato proclive a la primera guarda.

Y en esa ruptura de varillaje y paradójicamente, pese a haberse hecho primarias, de compartimentos estancos entre cuadros, militancia y electorado, se crean partidos políticos próximos a las guardas y otros no tan próximos a la fuente del abanico, a la militancia tradicional. En el primer caso, Podemos o Die Linke en la guarda izquierda o En Marche! en la derecha. Aunque en el segundo caso, no me quiero pillar los dedos con ejemplos.

Sería fácil decir, porque termina siendo una constatación generalizada, que los populismos de extrema derecha, ajenos al mencionado ideario, se nutren de este voto… y sin negar de plano esa teoría, parece que hemos hecho la equiparación de voto obrero igual a voto socialdemócrata demasiado a la ligera, sin contar con más perfiles ideológicos.

Obviando esto último, tanto por los interrogantes que suscita, como por —en el caso de tomar como referencia esas fluctuaciones de votantes como fidedignas— no contestar a una respuesta meramente ideológica, sino a una situación concreta de indignación y de orfandad política externa a la corriente; resulta conveniente valernos de esas fronteras para dibujar un diagrama de Venn. Parece estar claro que  las intersecciones entre familias ideológicas resultan ser cada vez más amplias, pero más difusas.

De esta translación electoral del conflicto ideológico, pueden extraerse varios diagnósticos, pero resumiendo mucho los diferentes matices, sería posible hacer un resumen de dos principales:

1) El primero, el que considera un fracaso para con su objetivo, el Estado de Bienestar, las posturas maxismalistas y los postulados inalcanzables en el marco de la Unión Europea. Ejemplo claro de esto, las desavenencias de Valls, quien sí se enmarca en esta teoría, en su oposición en primarias a Hamon a cuenta de la renta básica propuesta por el finalmente vencedor del proceso interno.

2) El segundo, el que considera que la tercera vía no es otra cosa que una renuncia escalonada del Estado de Bienestar. Quienes sostienen esta teoría, como es el caso del profesor Peter Gowan, terminan diciendo que el socioliberalismo sigue una senda que previamente ha desbrozado el liberalismo. Como botón de muestra de este segundo diagnóstico son las políticas que, según quienes lo sostienen, Blair pudo llevar a cabo, previo desbroce del terreno de Thatcher.

Y, como de todo diagnóstico, dos soluciones perfectamente deducibles, las dos posturas enconadas del principio. Enconadas, pero que terminan haciendo matizaciones e intentando compatibilizar todo el espectro en un mismo discurso y hechos. Tarea difícil, sin duda.

En cualquier caso, en Alemania, Schulz, ex-presidente del Parlamento Europeo, candidato de su partido para hacerse con la cancillería alemana, esperanza socialdemócrata en Alemania y de sus socios Europeos, alineado en la tendencia socioliberal, del partido de la “Grosse Koalition”… empieza a hacer guiños a su izquierda.

¿Está por inventar la tercera vía de la tercera vía?

FUENTES

http://www.lavanguardia.com/politica/20170130/413853793919/hamon-dice-que-mantendra-la-renta-basica-universal-en-las-presidenciales.html

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/21/actualidad/1487691381_797705.html

http://www.eldiario.es/canariasahora/canariasopina/socialdemocratas-socioliberales_6_497360263.html

http://www.abc.es/espana/canarias/abci-crisis-socialdemocracia-201610102129_noticia.html

http://www.elmundo.es/opinion/2016/10/03/57f1346b46163fe2568b4629.html

http://www.vnavarro.org/?p=13658

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s